Bengals 2018Draft 2018

Analisis 2017 y previsiones draft 2018: OL-exterior

Orlando Brown Jr. (Oklahoma)

¡Cuate, aquí hay tomate! Este chico con nombre de salsa de tomate, el mayor fiasco de los últimos años en la combine, es probablemente quien más papeletas tenga para recalar en nuestro equipo. Especialmente, por ser hijo del difunto OT Orlando “Zeus” Brown Sr., quien coincidió con Lewis en Baltimore, y le conoce desde chico. De hecho, fue uno de los pocos jugadores con quien mantuvo una entrevista personal durante la citada combine. Huele a bust, y esto le convierte en candidato prioritario…

 

A alguien he leído decir que una de las razones por las que no le ha importado a Cincy bajar del pick#12 al #21 en el traspaso de Glenn ha sido la confianza en que el jugador que querían, Brown, llegaría tan abajo sin problema. Creo que no le falta razón. No me hubiera extrañado nada que le hubieran elegido en el #12, pero tal como fue su descalabro, creo que incluso el #46 podría resultar demasiado para él. En todo caso, como ya he dicho que la mayor necesidad me sigue pareciendo un OT, no me importaría en absoluto draftearle en 2ª ronda.

 

De este chico hay que destacar sobre todo que es enorme. Un bicho inmenso, con unos brazos interminables que abarcan medio backfield. Siendo tan grande, es un milagro que se mueva como lo hace (pese a que como es lógico por su tamaño, no lo hace en absoluto fluido). Destaca su actitud incansable, siempre incómoda para con el rival, “nasty” como dicen por allí. Si ve al contrario tambaleante, no dudará en echarlo al suelo. Sólo ha jugado 3 temporadas en college, pero todas ellas como titular en el lado izquierdo. No obstante, sus características le definen mejor para el derecho (algo que en realidad, se puede decir también de los mejores OTs de esta promoción).

 

Es un OT que engulle al rival. Su potencia le hace superior en el primer contacto, y después sabe colocarse muy bien para tener siempre ventaja sobre él. Con esto consigue que ni el rusher pueda llegar al QB, ni que el defensa pueda taponar la carrera del RB. No sólo no ha permitido ni un sack, sino ni siquiera ser “bull-rusheado” una sola vez. Como decía arriba, conoce bien la NFL al criarse como hijo de ex-jugador.

 

Sin embargo, la falta de atleticismo demostrada en la combine es una contrariedad demasiado importante como para no tenerla en cuenta. En el Pro-Day mejoró ligeramente sus registros, pero no lo suficiente como para que dejen de ser una preocupación. Va a tener problemas contra rushers rápidos, y en la NFL actual se los puede encontrar tanto en la izquierda como en la derecha, ahí donde el rival considere que pueda hacer más daño. Y por supuesto, la falta de velocidad es un contratiempo relevante en pulls y subidas al 2º nivel.

 

Por otra parte, el esquema ofensivo de los Sooners tampoco le favorece de cara a su adaptación a la NFL. Mayfield soltaba el balón muy rápido, por lo que no se le requería mantener mucho tiempo el bloqueo. Ahí puede afectarle la falta de fuerza evidenciada en las escasas repeticiones levantando peso, porque en la NFL, los DE van a ser más grandes de los que acostumbraba a enfrentarse en college. Tampoco Mayfield hacía dropbacks muy largos. Cuando su QB tenga que irse más atrás, surgen dudas sobre cómo resolverá el hecho de tener más campo que defender.

 

Lo bueno: Joe Mixon estaría encantado que le abriese camino, tal como hizo en la universidad.

Lo malo: El propio Lewis fue a verle a su ProDay en Oklahoma, por lo que me temo lo peor.

Proyección: 2ª ronda, aunque tras el fiasco, ¡cualquiera sabe! Podría ser la elección del pick#46.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.