Draft 2022

Mock Draft 2022

Tenemos ya aquí uno de los fines de semana más excitantes del calendario de futbol americano. Nuestro deporte es tan especial que no precisa necesariamente de partidos para mantenernos en vilo, pendientes de las pantallas de nuestros dispositivos. El draft es un invento mediático increíble. Una simple elección de jóvenes proyectos de jugador elevado a la categoría de espectáculo de máxima audiencia.

Tradicionalmente, éste ha sido un día de esperanzas e ilusiones para la parroquia bengalí. A menudo también convertido en fuente de frustración y desespero. Como decía, es la grandeza del evento. Sin embargo, este año lo encaramos de una forma muy diferente. Afortunadamente, ya no elegiremos en las primeras posiciones. Nuestra fantástica temporada 2021 nos lleva a elegir en los últimos lugares de cada ronda. Así es la estructura de la competición, que favorece a los menos destacados para mantener el equilibrio y hacerla siempre interesante por la igualdad.

Ineludibles compromisos laborales y familiares me han obligado a desentenderme un tanto este año de los tradicionales análisis pre-draft. La citada posición de elección, alejada de los jugadores más interesantes, también contribuyó a este cierto abandono. No obstante, tampoco querría faltar a mi cita anual de pronósticos. No tanto con el fin de acertar (algo verdaderamente difícil), sino de exponer cuáles son, o deberían ser en mi opinión, las líneas maestras que deberían dirigirnos en el próximo draft.

Antes de que sigáis leyendo es mi obligación advertíos de que no soy ni mucho menos un experto en football de college, ni que he analizado a conciencia los jugadores de los que voy a hablar, más allá de sus reseñas en páginas especializadas. Como exponía arriba, se trata simplemente de una valoración aproximadamente de por dónde podrían ir los tiros de la franquicia bengalí, en la conjugación de necesidades de la plantilla, estrategia de elección por la calidad de posibles jugadores disponibles, y características técnicas y personales de estos. Para no complicarlo en exceso, voy a tomar como hipótesis de partida que no haremos trades (algo que, por otra parte, tampoco sería descartable). Bueno, no me enrollo más, vamos al lío:

1ª Ronda. Pick#31. Kyler Gordon. Cornerback. Washington

Su formación en danza, kung-fu, y ballet, convierten a Kyler “flash” Gordon en un auténtico artista en su coordinación pies-cuerpo-manos-mente (foto: Seattle Times)

Aunque nunca se puede saber qué elección tendrá al final mayor impacto, no cabe duda que el pick de primera ronda es siempre el que despierta más expectación. Eligiendo tan tarde, es un ejercicio de imaginación realmente complicado tratar de adivinar qué jugador nos puede llegar. Todos los años siempre hay uno, o varios, proyectados para salir muy arriba que, por unas razones u otras terminan cayendo, convirtiéndose así en apetecibles piezas para quienes, como nosotros, esperamos en la parte baja de la ronda.

Gordon no es mi favorito. Ese puesto lo dejo para Linderbaum, el center de Iowa, pero dudo mucho que llegue a nuestra elección. Tampoco sería mi cornerback ideal, ya que creo que Booth es un jugador con más proyección (aunque lamentablemente muy lastrado por lesiones), que tampoco nos llegará. De hecho, en mi opinión, al ser la de cornerback una posición “premium”, tengo la sospecha de que saldrán muchos en primera ronda (Elam, una de las elecciones más “populares” para Bengals en 1ª ronda, también es probable que se haya ido antes del #31).

De todas las opciones posibles, creo que la de cornerback es la más realista. Un jugador elegido en primera ronda debería ser titular, y entre las 22 plazas disponibles, sólo veo hueco en la de CB2, actualmente ocupada por Apple. No la hemos reforzado en agencia libre. Perdimos a Waynes (bueno en realidad ya estaba perdido), y a Phillips, y sólo hemos renovado a Apple y Flowers, sin ninguna otra incorporación. Por la deficiente calidad, y cantidad, es en mi opinión la posición más necesitada de ayuda.

Tampoco supondría un shock si se enfoca esta elección a la línea defensiva. Si no llega el cornerback que los técnicos quieren, es posible que resulte más rentable añadir valor a esta unidad. Aunque pueda resultar tentador escoger un Edge-rusher (sólo tenemos como especialista a Hendrickson, aunque Hubbart contribuya en este apartado), creo que aquí tenemos más soluciones desde el banquillo: Ossai, Sample, Hubert, incluso Kareem. Nunca sobran buenos passrushers, pero creo que las carencias en el interior son mayores. Si bien para el NT (1-tech) tenemos a Reader y Shelvin o Tupou, para el DT (3-tech) solamente está Hill, y es un puesto donde el suplente entra mucho en rotación en el esquema de Anarumo. Se podría solucionar más adelante en agencia libre (vuelta de Ogunjobi o Daniels), pero si cae alguno interesante (Wyatt, incluso Winfrey) podría ser ésta nuestra elección.

Descartaría mirar a la línea ofensiva por las incorporaciones en agencia libre. Las incorporaciones de Collins (RT), Karras (C)y Cappa (RG) cubren las salidas de Riley, Hopkins y Spain (de momento) respectivamente; mientras que para el LT seguirá Williams, y para el LG deberían competir Carman, Adeniji y Smith, que para eso invertimos en ellos los dos últimos drafts. Necesitamos realidades, no más proyectos, por lo que no entendería escoger a OGs como Zion Johnson o Green, ni OTs como Penning o Raimann. Tan solo me plantearía la opción de Linderbaum como C, ya que nos proporcionaría solidez en una posición para años, y permitiría pasar al veterano Karras a LG, dando tiempo a la formación de los jóvenes.

Otras posiciones, como la de TE o SF, aunque las considero importantes de reforzar porque sus actuales componentes en la plantilla terminan contrato este año, no me parecen tan importantes como para invertir un pick de primera ronda en ellas.

Aún no hemos hablado de Gordon. Aunque es un chico que quizá esté un poco verde para lanzarle ya a la titularidad, posee unas cualidades atléticas envidiables para emparejarle con receptores físicos. Podría empezar poco a poco en situaciones puntuales hasta que adquiera la confianza y la experiencia necesaria para dejarle como titular. Es un jugador muy válido para los esquemas zonales de Anarumo, agresivo en el placaje y pegajoso en las marcas. Inteligente y versátil para jugar por dentro contra TE, puede ser una pieza muy importante para nuestra defensa, en una NFL donde cada vez más es más importante tener la capacidad atlética adecuada para imponerse a receptores cada vez más grandes, físicos y rápidos.

2ª Ronda. Pick#63. DeMarvin Leal. Defensive Tackle. Texas A&M

Incluso con una mano escayolada, Leal es un dolor de cabeza para las OL rivales (foto de Daniel Dunn/Icon Sportswire via Getty Images)

Como os decía al principio, no os fijéis tanto en los nombres, sino en las posiciones. En mi opinión, la siguiente prioridad sería la línea defensiva interior, en la posición de defensivetackle de técnica 3. El año pasado, Ogunjobi jugó el 64,4% de los snaps, mientras que Hill el 44,7%. Debemos suplir la falta de uno de ellos, que supone una parte muy importante del tiempo de juego. Podemos reconvertir a Sample en esta posición haciéndole ganar algo más de peso, pero entonces le perderíamos como DE, sin saber cómo respondería ante el cambio físico.

Tras 3 años del proyecto de Taylor, donde los 2 primeros picks de cada draft se han orientado al ataque, ya toca mirar a la defensa. Tenemos un buen grupo, pero necesitamos fortalecerlo ante las lesiones y añadir personal joven que pueda tomar el relevo. Esperamos unos Bengals con un inmenso caudal ofensivo, que probablemente nuestros rivales traten de compensar jugando mucho por aire. Por esta razón debemos añadir elementos a la secundaria, pero también revitalizar el pass-rush. En especial, el interior. Tener la suerte de volver a encontrar un Atkins en 4ª ronda será complicado.

Leal es un jugador experimentado pese a ser junior. Muy atlético y versátil porque ha jugado en todas las posiciones de la línea. Quizá no tener una posición fija pueda ir en su contra, ya que muchos analistas no saben muy bien cómo evaluarlo. Yo le veo como DT de 3-tech, pero también podría ir un poco más fuera en 5-tech en ciertas formaciones. Le faltaría algo de fuerza para ser contundente contra la carrera en el interior, pero tiene muy claras sus ideas y determinación para el pass-rush. Es probable que no podamos pensar en él como un titular inmediato, pero sin duda, sería un gran baluarte en la rotación para presionar al QB en downs de pase.

3ª Ronda. Pick#95. Bryan Cook. Safety. Cincinnati

Nacido en Cincinnati y jugador de los Bearcats, raro sería que la directiva no incorporase a un jugador “local” para ganarse a la afición (foto Universidad de Cincinnati)

Una posición cuyo futuro me preocupa es la de safety. Tras los titulares tenemos al eterno suplente Henderson, al veterano Thomas y al retornador Wilson. Poca garantía me parece. Sabemos que Bates terminará firmando como jugador franquicia para este año, pero un contrato a largo plazo, aunque sería lo ideal, ya nos hemos llevado las suficientes sorpresas en el pasado como para ser precavidos. Por su parte, Bell también está en su último año de contrato, y aunque apunta a que podría renovar, con 28 años todavía querrá conseguir un buen pellizco.

El año pasado fichamos a Allen, quien ya se ha retirado, por lo que la idea de un tercer safety con amplia participación parece cuajar en la mentalidad defensiva de Anarumo. Creo que aquí podría encajar muy bien Cook. Es un jugador quizá más capacitado para el “strong” que para el “free” en previsión de sustituir en un futuro a Bell. Rápido, agresivo y seguro en el placaje, también ha jugado como único safety profundo e incluso en el slot. También posee experiencia en equipos especiales. Aunque sería el tercer defensa drafteado consecutivamente, creo que podemos asumirlo, ya que el ataque se ha reforzado más que la defensa en la agencia libre.

4ª Ronda. Pick#136. Braxton Jones. Offensive Tackle. Southern Utah

Si aceptamos a Boyd siendo seguidor de Steelers, también podremos aceptar a Jones siendo seguidor de Ravens (foto Twitter)

A partir del tercer día sí que deberíamos empezar a mirar hacia la ofensiva. En mi opinión, seguimos faltos de profundidad en el puesto de offensive tackle. Hemos cambiado a Reiff por Collins, lo cual es una clara mejora, pero el primer suplente sigue siendo el mediocre Prince. Volveríamos a quedar muy expuestos si se lesionan Collins o Williams. Si bien para titular no quiero más experimentos en la línea ofensiva, para la suplencia deberíamos buscar algún joven que eleve el nivel de Prince.

Ya hablé de este chico en este artículo por si sentís más curiosidad sobre él, pero como decía antes, no importa tanto el nombre como la posición y, ahora mismo, el de OT es el puesto ofensivo donde más echo en falta un mejor fondo de banquillo.

5ª Ronda. Pick#174. Grant Calcaterra. Tight End. Southern Methodist (SMU)

Tras un par de años muy buenos en Oklahoma, las conmociones cerebrales le llevaron a una retirada temporal. Cuando los médicos le permitieron volver se incorporó a los Mustangs de SMU, donde no pudo repetir el éxito con los Sooners (foto de Matthew Visinsky/Icon Sportswire via Getty Images)

Ni Sample ni Hurst tienen contrato más allá de esta temporada. De los suplentes (Wilcox, Eubanks) sobran comentarios. Moss no termina de cuajar y Washington es un WR reconvertido. La de tight-end me sigue pareciendo la unidad más floja de todo el ataque. Calcaterra no lo va a solucionar, pero por si acaso Hurst no funciona o decide no renovar, no podemos quedarnos en blanco (no cuento con renovar a Sample, salvo agradable sorpresa mayúscula).

Calcaterra es un jugador atlético, con buen tamaño, manos seguras, agilidad y habilidad para localizar el balón en el aire. Una amenaza en la red-zone, donde tantos problemas tuvimos, sobre todo al final de la campaña pasada. Además, es capitán del equipo y trabajó como enfermero cuando dejó el football; es decir, encaja a la perfección en el perfil de carácter que busca la directiva. No es el mejor bloqueador, ni el más peligroso después de la recepción, pero si le respetan las lesiones, y con tiempo y paciencia conseguimos recuperar al jugador que parecía ser al inicio de su carrera universitaria, volvería a encontrar una joya en esta posición en 5ª ronda como Uzomah.

6ª Ronda. Pick#209. Bo Melton. Wide Receiver. Rutgers

Capitán dos años consecutivos de los Scarlet Knights, su padre y su hermano también jugaron en Rutgers (foto de Rich Schultz | Getty Images)

Aunque la unidad de receptores es seguramente la unidad más poderosa con nuestro trío maravilla, la realidad es que tras ellos se abre un inmenso hueco. Tras la marcha de Tate, tan solo Thomas tiene cierta experiencia como titular, ya que tanto Irwin como Morgan son jugadores más de complemento en los bloqueos y para equipos especiales. Creo necesario insuflar algo de energía al grupo, y si me decanto por Melton es por su capacidad como retornador donde, recordemos, tuvimos serios problemas la campaña pasada.

Melton en un jugador multitarea, que aporte de aportar desde el slot puede ganar yardas como corredor y como decía, en equipos especiales, ya sea retornando o como gunner en cobertura. Muy inteligente, buen corredor de rutas, y explosivo para conseguir rápida separación. No es el más rápido en vertical, ni sus manos son las más seguras de la clase, ni saldrá victorioso de enfrentamientos contra cornerbacks muy físicos, pero sabe moverse con el oval en su poder. En estas rondas, con que un jugador sea válido para equipos especiales, ya es un éxito, y necesitamos recuperar el dinamismo que antaño tenía esta unidad.

7ª Ronda. Pick#226. Jeremiah Monn. Edge. Florida

Linebacker en sus orígenes, las continuas lesiones sufridas pueden hacer caer a Moon hasta la 7ª ronda (foto: USA Today Sports)

Ya no tenemos a Evans, y estando Pratt en su último año de contrato, no haríamos nada mal en buscar un refuerzo para el strong-side, ya sea desde la línea, o un paso más atrás desde la posición de linebacker. Moon es un jugador híbrido, que si cae a esta ronda significaría que ni es del todo bueno como defensive-end (no ganaría en un duelo a un OT, pero quizá sí a un TE) ni como OLB (le falta anticipación, aunque tiene buenos movimientos laterales). No obstante, tiene unas proporciones físicas que, si conseguimos sacarle partido, puede sernos de mucha utilidad en situaciones concretas.

Las lesiones han cortado su progresión, pero también sus limitaciones técnicas le han hecho oscilar entre DE y LB sin terminar de consolidarse en un puesto fijo. En estas rondas bajas, lo más que se puede aspirar es a encontrar un jugador con cierta capacidad de proyección que hay caído por diversas causas (véase el caso de Bailey) y cruzar los dedos para que salga bien.

7ª Ronda. Pick#252. Isaac Taylor-Stuart. Cornerback. USC

Compartir medio apellido con el entrenador le podría dar la opción de salir drafteado por nosotros, pero deberá ratificar su valía en el training-camp (foto USA Today Sports)

Decía al principio que la unidad de cornerbacks me parece muy corta de efectivos, por eso creo que Cincinnati doblará la posición. Si esperan a hacerlo al último pick, o lo hacen antes, eso será otra cuestión en función de preferencias, o las oportunidades que nos ofrezca el draft. Estas elecciones tienen como único objetivo asegurar jugadores a quienes ya la habías echado el ojo, pero temes que como undrafted pueda preferir otro destino. No hay que darle más vueltas, ni mucho menos esperar aquí un robo espectacular.

Taylor-Stuart es un cornerback a quien le faltaría mucho para siquiera pensar en estar activo en los partidos. Pero posee unas cualidades físicas increíbles, y esto no se puede entrenar, se tiene o no se tiene. Su tiempo en las 40 yardas fue espectacular. Pero un gran atleta no es necesariamente un buen jugador de football. Debe aprender a placar, coordinar juego de pies y caderas, localizar el balón… pero elegido aquí es una operación de mínimo riesgo con un posible alto beneficio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.