Bengals 2019Draft 2019

Analisis del draft 2019

Rodney Anderson – RB – Oklahoma

Foto: Sooners Sports

 

El segundo de los picks que teníamos consecutivos también supuso una repetición de posición. Sorprendentemente, no fue el puesto de OT, sino otro corredor. Además, un corredor lesionado, para “cumplir” así nuestra cuota de draftear cada año algún jugador que se pasará en blanco su campaña rookie. Repetimos RB de los “sooners” de Oklahoma, como Mixon, y también jugador natural de Katy (cerca de Houston) como Dalton.

 

Sobre este chico ya describí en su día sus virtudes y defectos, así que me centraré en lo fundamental. Como positivo, que se trata de un auténtico playmaker al estilo de Mixon. Enorme visión de la jugada y explosividad. Excelente receptor. Como negativo, su laxitud en protección al QB y sobre todo, su propensión a las lesiones. Pierna rota en 2015, vértebra fracturada en 2016, y rotura de ligamento cruzado y anterior de rodilla el año pasado. Un historial altamente preocupante.

 

No obstante, las lesiones han sido independientes una de otra, y únicamente fruto de la mala fortuna. De las dos primeras volvió totalmente recuperado, como demostró en su fabulosa campaña 2017, y de esta última… bueno, hoy en día un ACL no es tan definitivo como en el pasado. El propio Bernard puede dar fe de ello. Por otra parte, una menor carga de trabajo en college puede suponer a la larga una mayor longevidad en los profesionales.

 

En cualquier caso, es lo que llevo reclamando hace tiempo para el equipo: un corredor Norte-Sur. Seguramente no es el clásico bulldozer asociado a esta definición, pero a pleno rendimiento, es un RB a quien poder confiarle el peso del juego de carrera. No le veo mejor que Mixon, pero sí puede llegar a ser mejor de lo que fue Hill. Si de alguna manera se le consigue involucrar en el juego (puede que no tan pronto como 2019 sino más adelante), incluso podría tener cierto valor en un trade. Es un proyecto interesante.

 

Necesidad = 0. Ciertamente precisábamos completar la plantilla de RBs. Pero una vez drafteado Williams, no había necesidad de un segundo corredor. Si de esta forma pretenden mandar el mensaje de que “queremos hacer de la carrera nuestra prioridad”, me lo creeré cuando empecemos a jugar, no por draftear más RBs.

Valor = 1. Basándonos en la calidad que atesora Anderson, elegirle al final de 6ª ronda se podría considera un “robo”. Sin embargo, el problema de su lesión había disuadido a los equipos de draftearle, así que probablemente hubiese salido undrafted, o como mínimo, disponible en 7ª ronda. Es una elección no exenta de alto grado de riesgo, cuyo beneficio, al tener que competir con un RB más que establecido como Mixon, tampoco aporta demasiado.

Alternativa = 2. No obstante, lo que es innegable es que por talento, sin duda era lo mejor que quedaba en la posición. Un chico que de no ser por su lesión (un “pero” muy grande, no lo olvidemos) hubiese salido en primera o segunda ronda. Si consigue recuperarse bien, podremos dar carpetazo a las preocupaciones sufridas el año pasado cuando las lesiones esquilmaron la unidad de corredores. Un dato: 21 touchdowns en 217 toques de balón. Prácticamente una de cada diez veces que tiene el oval, anota. Brutal.

Oportunidad = 1. Como decía, a estas alturas los nombres destacados ya han salido. Si siempre es complicado adivinar quién tendrá una mejor trayectoria en los profesionales, mucho más llegando a estos niveles. Eché en falta durante todo el draft un safety, y un tal Worthington, en principio muy bien valorado, estaba disponible.

Intangibles: = 0. Por si no fuera suficiente su grave lesión de hace 8 meses, de la que aún no está completamente recuperado y pone su cuestión su disponibilidad para 2019, a lo largo de su carrera también ha sufrido otras lesiones de cierta importancia. Acusado de violación, los cargos se desestimaron. Lo único a favor suyo en este apartado es su pelazo.

Puntuación: 4 sobre 10

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.