Draft 2022

Análisis 2021 y previsiones draft 2022: cornerbacks

Cambiamos del lado del campo y nos fijamos ahora en la defensa. Aunque es probable que todas las líneas precisen sus refuerzos, creo que en ninguna unidad como en la de cornerbacks, esta necesidad sea tan patente, por varias razones:

  • En nuestro esquema defensivo 4-2-5 se alinean mínimo 3 cornerbacks. Esto implica que, como poco, deberíamos llevar 6 al roster principal.
  • Del año pasado son baja Phillips (fichado por Raiders), Apple (agente libre en el momento de escribir este artículo), y seguramente Waynes será cortado. De los fichados durante la temporada, “chancletasHargreaves no volverá, pero creo que deberíamos intentar que Flowers si lo hiciera. Esto nos deja solamente con Awuzie y Hilton con capacidad de ser titulares, y un par de suplentes undrafted (Davis y Brannon).
  • En la NFL actual, siempre necesitas CBs. Por las lesiones, y porque cada vez se juega más de pase. Sobre todo, si como se supone, el rival debe responder por aire a nuestro productivo juego ofensivo.

Resumen 2021

La temporada empezó con la marcha de William Jackson III. Algo que nos habíamos cansado de repetir que no podía suceder, e incluso proponíamos hacerle jugador franquicia para evitarlo. Al final, no se le echó de menos tanto como pensábamos (e incluso el kharma le hizo tener una temporada muy pobre tras rajar sobre nuestro equipo). En su lugar, cambiando “calidad” por “cantidad”, nos hicimos con los servicios de Awuzie, quien venía de unos años no demasiado espectaculares en Dallas; y de Hilton, quien este sí, mejoraba a Alexander como CB-slot, aparte de quitárselo a Steelers. Ambos tuvieron unas campañas excepcionales, resultando claves en la trayectoria del equipo, y dejando en un gran lugar a nuestro equipo técnico por el gran acierto de sus fichajes.

Como complemento, llego también Apple, con el miedo de que tuviese que jugar dado su desastroso rendimiento en Giants. Para sorpresa de nadie, Waynes volvió a lesionarse y su paso por el equipo ha sido entre testimonial y cabreante por la cantidad de dinero invertida en él. Tuvo que jugar Phillips, quien demostró tener más bocaza que juego, sobre todo tras un par de fumbles imperdonables como retornador de punts. Apartarle del equipo fue lo mejor. Sin embargo, esto otorgaba la titularidad a Apple, quien en sus primeros partidos confirmó los justificados temores que teníamos sobre él. No obstante, a medida que avanzó la temporada fue mejorando ostensiblemente su rendimiento, hasta el punto de que ahora mismo se ha revalorizado mucho de cara a la agencia libre (tanto, que es posible que incluso quede fuera de nuestro alcance).

Las lesiones forzaron fichajes de emergencia. Llegaron Hargreaves, cuya acción más recordada fue su absurda penalización por entrar al terreno de juego durante la Superbowl sin estar autorizado para ello, origen de numerosos memes. Y también Flowers, quien realizó una gran labor en la cobertura de tight-ends, como Andrews y Kelce, tapando así una de nuestras históricas carencias.

Con todo, fuimos la defensa nº26 en yardas concedidas por el aire (248,4 por encuentro). Estas estadísticas hay que cogerlas con pinzas, ya que también dependen de la capacidad de pass-rush, de la necesidad del rival de forzar el juego de pase al ir por detrás en el marcador, etc., pero no obstante, ponen de manifiesto un área donde claramente deberíamos mejorar.

Agencia Libre

El buen partido de Awuzie en la superbowl no fue suficiente (foto Rob Carr/Getty Images)

Tras los aciertos del año pasado, hay que darle un voto de confianza a Anarumo. No en vano, su especialidad es la secundaria. Lo que ahorremos con el corte de Waynes (nos deja 5 millones en dinero muerto, pero liberamos casi 11) debe invertirse en otro CB exterior. Quizá Apple se nos vaya de precio, pero si no le retenemos, hay que buscar opciones para la titularidad. Como en el caso de la línea ofensiva, ir al draft con una necesidad tan obvia puede ser muy arriesgado.

Las opciones disponibles en el mercado son caras, y con evidente riesgo de declive por la edad. Son los casos de Peterson (32), Gilmore (31) o Jenkins (33). En el rango “barato” podrían entrar Jackson (CAR) o Hughes (KC), que son jóvenes que podrían revalorizar su carrera, pero darles la titularidad podría resultar arriesgado.

Yo investigaría opciones de traspaso. Por ejemplo, Bradberry tiene un impacto salarial en Giants de casi 22 millones, pero su salario de 13,4 millones podría ser asumible por nosotros. Igualmente, podemos explorar la vía de jugadores todavía en contrato rookie que no terminan de despuntar, tal como hicimos en el caso Hill, y se me ocurre la opción de Igbinoghene, quien no está teniendo opciones en Dolphins.

En cualquier caso, creo que aparte de “calidad” para el CB2 exterior titular, necesitamos “cantidad” para el fondo de banquillo. Deben caer mínimo dos o tres jugadores, ya sea en agencia libre o draft. Y si tienen capacidad para hacer de retornadores, tanto mejor.

ACTUALIZACIÓN: Eli Apple anunció el 17-03-22 su renovación por un año y 4 millones. Esto limita la necesidad de añadir componentes a la unidad, pero sigue siendo necesario un cornerback con calidad de titular, y juventud para el futuro.

Draft

Kaiir Elam #5 (Florida)

En sus 3 años universitarios, Elam ha conseguido 78 placajes, 5 intercepciones y 15 pases defendidos, sólo ha permitido un porcentaje de conversión del 45%, 619 yardas y 5 touchdowns, aparte de perderse únicamente 3 partidos por lesión (foto: Usa Today Sports)

Al contrario que con otras posiciones, este año se puede conseguir un cornerback relativamente fiable como titular al final de la primera ronda. No nos va a llegar AhmadsauceGardner, el de la universidad de Cincinnati, ídolo de la afición, pero seguro que podremos optar a otro buen ejemplar. Este sería el caso de Elam, un chico con unas medidas excepcionales para la posición, que además las mueve a una endiablada velocidad. Es alto, es largo de brazos, y es fuerte y muy físico en el contacto (ideal para marcar tight-ends). La superioridad que muestra en balones divididos la traslada también cuando debe placar, siendo muy seguro en estas acciones cuando abraza al portador del balón.

Esta agresividad la muestra en el juego de pase intentando localizar el balón (deflectarlo o interceptarlo) en lugar de esperar a que lo tenga el receptor para detenerlo. Todas estas virtudes le hacen brillar más en defensas zonales (¿adivináis quién juega así?) y presscoverage, donde es capaz de eliminar al receptor de la ecuación desde el inicio de la jugada. Aunque es junior, lleva a sus espaldas una gran experiencia porque ya empezó a destacar siendo freshman. Esto habla bien claro tanto de sus cualidades atléticas, como de su inteligencia para la posición y su visión de juego para anticiparse a las jugadas.

Quizá este exceso de entusiasmo le lleva en ocasiones a fallar placajes por pasarse de frenada e ir demasiado bajo. Bracea demasiado, lo que puede llevarle a penalizaciones con árbitros tiquismiquis. A veces confía tanto en su habilidad de salto que no cuida suficiente el juego de pies. Sus números han menguado los dos últimos años, bien por no esforzarse mucho por progresar, o porque los quarterbacks rivales evitaron lanzar a su lado. Muy discontinuo, combina grandes acciones con momentos en los que parece irse del partido.

En nuestro equipo, podría ser titular inmediato como cornerback exterior, haciendo pareja con Awuzie. Y si traemos algún veterano para esa función, o entendemos que Apple la puede realizar, con solamente un año de contrato, puede aprender el sistema de Anarumo sin presión durante su temporada rookie. Por valor de la posición, y calidad del jugador, sería una excelente elección.

Lo bueno: Rompió los cronómetros de la prueba de velocidad de las 40 yardas en la combine, quedando entre los mejores de la competición, demostrando que por velocidad va a ser muy difícil superarle.

Lo malo: Es sobrino de Matt Elam, safety escogido en primera ronda de 2013 por Ravens. Su padre, Abram, jugó en varios equipos de la NFL, entre ellos, los Browns. Por su ascendencia familiar, mucho aprecio a Bengals no debería tener.

Proyección: Entre final de primera ronda y principio de la segunda. Justo en el punto de nuestro pick#31.

Alontae Taylor #2 (Tennessee)

162 placajes, 4 intercepciones, 15 pases defendidos y 4 años de experiencia como titular. Su sueño es visitar África. No es el destino más exótico posible. Se encontrará a gusto en Cincinnati (foto: Bryan Lynn-USA TODAY Sports)

Alontae Devaun Taylor es uno de los mejores cornerbacks de la conferencia SEC, probablemente la de más nivel universitario. Lo cual tiene un mérito añadido porque hasta 2018 era wide-receiver. Esto nos indica dos cosas. Una de ellas es su football-IQ. No se cambia de posición en tan poco tiempo, y se convierte en uno de los mejores en ese nuevo puesto, sin una gran inteligencia y entendimiento de este deporte. La otra es que, al haber estado en el lado contrario del balón, sabe interpretar como nadie lo que pretende hacer el WR rival, y es capaz de descifrar con antelación las intenciones del QB leyéndole los ojos.

Como correspondería a su condición de “senior”, Taylor debía convertirse en un líder para sus compañeros. Y vaya si lo ha sido. Dentro y fuera del campo. Además, por su condición de buen estudiante, ha sido elegido por su facultad para representarla en actos relacionados con la conferencia, convirtiéndose en un referente del consejo de estudiantes durante la pandemia.

Además de bien proporcionado, Taylor es un excelente atleta, como dejó patente en la Combine. 4º mejor tiempo en las 40 yardas entre los CBs, y tercero en los saltos (altura y longitud). Por su visión de juego, y capacidad de reacción, tendría mejor acomodo en defensas primordialmente zonales. Pero también en individual se defiende bien, siendo agresivo y físico, sobre todo en press-coverage. Contra la carrera, su carácter impetuoso y dispuesto le lleva a participar en ayuda de sus compañeros, pero no siempre le acompaña el éxito en los placajes.

Hay ocasiones que este exceso de entusiasmo juega en su contra. No sólo fallando placajes por pasarse de frenada, sino tratando de cortar las rutas de los receptores en falta. Debe ser más contenido tanto en la jugada como después de ella, dado el listón tan bajo que están poniendo los árbitros para pitar “taunting”. Aunque es muy atlético, tiene ciertos problemas de agilidad en espacios cortos y a veces se queda bloqueado entre el tráfico.

No obstante, Taylor es un jugador muy versátil, capaz de adaptarse a cualquier esquema, y hacerlo bien por su elevada comprensión del juego. Aunque por sus características apunta a cornerback exterior, no sería descabellado un cambio a safety, donde sin duda brillaría también, por las cualidades citadas: visión de juego, competitividad en balones disputados, rango de maniobra, aceleración, etc.

Lo bueno: Afirma que su mayor motivador es su abuela. Y me parece bien. A las abuelas hay que quererlas siempre.

Lo malo: Aunque ha ido progresando año a año, aún no está lo suficientemente pulido como para darle con confianza la titularidad en la NFL. Debe aprender a canalizar mejor sus indudables instintos. Le vendría bien entrar en juego poco a poco, empezando desde los equipos especiales, para convertirse en un titular solvente a partir de su segundo año.

Proyección: Este draft viene cargado de muchos buenos cornerbacks. Esto puede hacer que salgan pronto por su calidad, o como hay tantos, que las franquicias se lo tomen con calma sabiendo que encontrarán talento en rondas medias. Si sucede una cosa o la otra, este chico saldrá en segunda o en tercera ronda.

Coby Bryant #7 (Cincinnati)

Llamándose igual que uno de los mejores jugadores de baloncesto de toda la historia, las expectativas sobre él son muy altas. Sus padres eran fans de “la mamba”, así que le pusieron ese nombre por él, pero le cambiaron ligeramente la pronunciación (Kobe-Coby) para que tuviese su propio legado (foto de Katie Stratman-USA TODAY Sports)

Acabar el instituto siendo un poco pequeño, le llevó a no conseguir becas en las grandes universidades. Sin embargo, floreció en Cincinnati, tanto física como técnicamente. Ahora su tamaño es el adecuado para la posición y, junto con Gardner, han formado el mejor dúo de cornerbacks en college de 2021. Ganador del trofeo Jim Thorpe al mejor defensive-back de la nación, en sus 5 años en los Bearcats (por la pandemia tuvo un año más) ha conseguido 170 placajes, 35 pases defendidos, 10 intercepciones y forzó 4 fumbles.

Posee una impresionante habilidad atlética. Sin tener los brazos más largos de la clase, es muy activo en la línea de scrimmage para romper la ruta de sus oponentes. Intimidante contra defensores más pequeños que él, sufre un poco cuando el otro es más grande. Es un cornerback con movimientos muy fluidos y un extraordinario juego de pies, capaz de pasar del backpedal a abalanzarse hacia adelante con extraordinaria facilidad.

No obstante, donde más destaca es en el aspecto mental del juego. Continuamente corrigiendo las posiciones de sus compañeros, sabe adaptarse a los justes post-snap. Reconoce muy bien las rutas, y con su perfecta concepción espacial del juego, se coloca siempre en el mejor ángulo para atacar a su defendido. Lee las intenciones del quarterback, y su habilidad para localizar el balón en el aire le convierte en un peligro para las intercepciones.

Aunque se lanza sin miedo a por el portador del balón, no siempre consigue el objetivo de tumbarle, permitiendo demasiadas yardas tras el contacto. Debe mejorar su técnica de placaje. En la NFL puede perder la marca ante receptores que tengan un mejor cambio de dirección (a veces se come las fintas con la cabeza). Su velocidad no es elite, y en ocasiones le cuesta salir de los bloqueos. No obstante, es un jugador que se puede emparejar sin temor con cualquiera, ya sea wide-receivertight-end, o runningback saliendo como receptor, y es muy efectivo en el blitz. Incluso podemos utilizarle en equipos especiales donde posee amplia experiencia.

No cometamos el error de que, al compararlo con Gardner, parezca el “cornerback malo”. Bryant es muy buen jugador, y si ha brillado como CB2 en la universidad, puede hacer lo propio en Bengals formando pareja con Awuzie.

Lo bueno: Capitán del equipo, líder de sus compañeros en el campo. El carácter que buscan nuestros entrenadores. Su hermano Christian juega en los Arizona Cardinals, así que conoce de primera mano el compromiso que supone jugar en la NFL.

Lo malo: Es un chico de Ohio… pero nació en Cleveland.

Proyección: Está en la frontera de la tercera y la cuarta ronda, pero yo diría que más cerca de lo primero que de lo segundo.

Otros nombres de interés:

McCreary es claramente un objetivo a considerar en nuestro pick#31 (foto Jake Crandall / USA TODAY NETWORK)

Roger McCreary #23 (Auburn)

Otro jugador interesante que rondaría la parte baja de la primera ronda, y que podría estar a tiro es McCreary. Es un cornerback imbatible en cobertura individual y con excelentes instintos para la zona. Se le puede dejar solo contra el mejor receptor rival con total tranquilidad. Ataca el balón de manera magistral, y es un gran placador por su experiencia como safety. Es atlético, es físico, es competitivo. Reconoce instantáneamente las rutas y sus movimientos son muy fluidos, con extraordinario control de su cuerpo. Por decir algo negativo, su velocidad no es elite, a veces se pierde entre el tráfico, y la víspera de los partidos se toma un guiso de judías con azúcar. En otro draft sería top-15, pero aquí puede caer por la calidad de la promoción.

Marcus Jones #8 (Houston) 

Nos estamos centrando en encontrar un sustituto a Waynes y nos olvidamos que Phillips tampoco está en el equipo y no nos vendría mal un segundo cornerback para el slot tras HiltonJones es un auténtico playmaker. Habilidoso, ágil y veloz, es explosivo en su reacción, lo que le convierte en muy peligroso para defensas zonales. Además, por su rapidez y visión de juego, es un excelente retornador, que ya ha pisado varias veces la zona de marca en retornos con los Cougars (6 kickoffs y 3 punts). Por su tamaño, no puede ser más que CBslot en la NFL, lo que puede hacer bajar su stock hasta nuestro pick de 3ª ronda.

Mario Goodrich #31 (Clemson) 

Sólo por aparecer con pajarita en la foto de sus informes me parece un jugador con la clase y elegancia natural para aparecer en mi lista. Además, fue capitán de su equipo, lo que muestra madurez y liderazgo. Al igual que Bryant, está ensombrecido por el CB1 de su equipo, en este caso Booth, pero puede hacer un papel muy interesante como CB2. Tiene buen timing para atacar el balón en el juego aéreo, y es muy contundente parando el de carrera. Le falta velocidad para emparejarse hombre-a-hombre, pero posee gran inteligencia para el marcaje en zona. Sólo ha despuntado este último año, pero precisamente en el exterior, que es donde necesitamos más ayuda. Creo que es jugador de tercer día (4ª ronda).

Tariq Quinton Castro–Fields #5 (Penn State) 

Para todos aquellos que seguís estos artículos desde hace años, deberíais saber que los apellidos compuestos suman para entrar en mi lista. Muy experimentado, Castro-Fields es un toro contra el juego de carrera, donde no hace prisioneros. Con su tamaño y juego físico, pelea mucho la posesión en balones disputados. Su capacidad atlética y técnica son mejorables. Se proyecta como suplente en el exterior y equipos especiales. Ha declarado que su persona favorita en el mundo es su abuela. Sólo por eso le daré un grado de 5ª ronda. Me estoy volviendo un sentimental.

Kalon “Boogie” Barnes #12 (Baylor) 

Si necesitas velocidad, Barnes es tu hombre. 2º más veloz en la combine desde 2003 (solo por detrás de John Ross). Ahora bien, si lo que necesitas es un cornerback, eso ya… Confía tanto en su capacidad de reacción que deja mucho margen al receptor en el “cushion”. Sin embargo, suele llegar a él cuando ya ha recibido. Muy activo en los placajes, pero le falta técnica y físico. Como antiguo widereceiver, tiene buenas manos para las intercepciones. Es un jugador todavía por hacer. Se le podría emparejar en el exterior contra receptores rápidos en situaciones puntuales donde la ofensiva necesite desesperadamente un pase largo, porque en velocidad no se la va a ir nadie. Pero siempre como fondo de banquillo, nunca titular. Si alguien se enamora de su velocidad podría salir antes, pero yo no le daría un rango superior a 6ª ronda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.